Get Adobe Flash player

20106: La justicia tiene la palabra

Con muchísimo retraso conforme a las posibilidades legales -la ley que lo permite está vigente desde el año 2007-, el Ayuntamiento de Córdoba asumirá la concesión de la mayor parte de las licencias que se conceden en el Casco Histórico de la ciudad, una iniciativa que estaba pendiente desde la aprobación del plan especial de protección y conservación de esta parte de la ciudad y que adquirió carta de naturaleza a raíz de la promulgación de la ley andaluza de patrimonio histórico, que se aprobó con Carmen Calvo como consejera de Cultura de la Junta de Andalucía.


El delegado municipal de Patrimonio y Casco Histórico, Juan José Primo Jurado (PP), explicó ayer que en el seno de la Gerencia Municipal de Urbanismo -en estos momentos que asume el trabajo de tres delegaciones del gobierno local- se están ultimando los trabajos de redacción de los estatutos de la Comisión Municipal de Patrimonio. En estos momentos, el Consistorio remite a la Junta buena parte de los expedientes de licencias lo que genera una doble tramitación, una local y otra autonómica, que retrasa en buena medida los proyectos que se ponen en marcha. En adelante, y tras las últimas modificaciones legislativas, esa comisión será la que le dé el visto bueno a las licencias salvo cuando se trata de bienes de interés cultural, sitios y jardines históricos.

El presidente de la Gerencia de Urbanismo, Luis Martín, será quien presida la comisión, que tendrá como vicepresidente al propio Primo Jurado. Una de las cuestiones probablemente polémicas será su composición. El equipo de gobierno se ha agarrado a la literalidad de la ley de Patrimonio que establece un carácter meramente técnico a esta comisión. Según el artículo 40 de la norma, la comisión la preside el alcalde o el edil en quien delegue "personas con titulación suficiente para el ejercicio de la Arquitectura, la Arquitectura Técnica, la Arqueología y la Historia del Arte".

Eso implica que los grupos municipales no tendrán presencia en la comisión municipal como así ocurre en otros foros de dictamen como la comisión de licencias, de barreras arquitectónicas o movilidad. Parte de la explicación radica en la propia norma que otorga un carácter técnico al grupo de trabajo así como a la eficiencia a la que apela el equipo de gobierno quien asegura que el principal reto de esta cuestión es poner en marcha una dinámica activa para que se tomen decisiones de manera rápida y se beneficie al administrado que solicita una licencia.

Los estatutos de la Comisión Municipal de Patrimonio podrían quedar vistos por el consejo rector de la Gerencia de Urbanismo la próxima semana, si se cumple el calendario inicialmente previsto. Córdoba, explica Primo Jurado, será una de las pocas ciudades que cuente con un órgano de estas características con capacidad para informar las licencias de obras de inmuebles y actividades que tengan lugar en edificios no monumentales del Casco.