Get Adobe Flash player

El turismo sigue creciendo hasta junio guiado por el visitante extranjero

Suma y sigue. El turismo en isla ciudad de Córdoba vuelve a experimentar crecimientos tanto en el número de viajeros como de pernoctaciones en los hoteles. Esta circunstancia ha abierto un debate entre aquellos que piensan que este aspecto consolida a la capital como un destino turístico de referencia en España, lo que mejora la economía local tanto en términos de imagen como de riqueza y empleo, y otros que opinan que la ciudad se encuentra amenazada por la masificación turística y que es necesario adoptar medidas para acotar este fenómeno. Entre los defensores de esta tesis está el primer teniente de alcalde y responsable municipal de Turismo, Pedro García, quien la semana pasada alertaba del peligro de que el Casco Histórico se convirtiera en un espacio sólo reservado para hoteles y bares, unas declaraciones que fueron consideradas como exageradas por los empresarios al asegurar que los problemas en este sentido de ciudades como Barcelona, Bilbao o Málaga no pueden compararse a la realidad de

Córdoba. Los datos del primer semestre del año conocidos ayer fueron en su gran mayoría positivos. La Encuesta de Ocupación Hotelera (EOH) revela que entre enero y junio se alojaron en establecimientos turísticos de la capital un total de 509.652 visitantes. Son 9.770 más que en el mismo periodo de 2016, lo que en términos relativos supone un incremento del 2 por ciento. El alza del 5 por ciento de las entradas a la Mezquita-Catedral en este espacio de tiempo, hasta llegar a 992.981, avala esta buena tendencia. La cifra de viajeros es especialmente importante porque es la primera vez que la ciudad supera el medio millón de turistas en la primera mitad del año. De continuar con esta evolución en los próximos meses Córdoba alcanzaría otro hito al llegar al millón de viajeros en un año. En 2016 las estadísticas se quedaron muy cerca de este objetivo al situarse en 988.255. En contra del sector puede jugar el hecho de que la segunda parte del año suele ser menos intensa en la llegada de visitantes. Además, hay que resaltar que si se mantiene este ritmo, 2017 finalizaría con un nuevo récord en este capítulo, convirtiéndose así en el séptimo ejercicio consecutivo en el que se consigue esta cota máxima. El estudio publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) señala que el mercado extranjero fue el que sustentó esta mejoría en este periodo. La cuantía de turistas foráneos que estuvieron en la capital hasta junio fue de 237.999, un 5 por ciento más (+11.539). Por el contrario, el número de españoles que eligieron a Córdoba para pasar sus vacaciones se redujeron en 1.769; hasta quedarse en 271.653 (-0,6%). Hay otro dato que empaña en cierto modo la evolución del sector turístico de la ciudad es que los crecimientos fueron mayores tanto en el conjunto de Andalucía (+2,6%) como del país (+4,8%). A la cola en pernoctaciones La EOH indica que las pernoctaciones alcanzaron unos guarismos de 803.480, un 0,5 por ciento más. El hecho de que los viajeros experimentaran un aumento mayor que las noches de hotel provoca que la estancia media sufriera un descenso al pasar de 1,6 a 1,57 días, unos dígitos que sitúan de nuevo a Córdoba a la cola en este aspecto. Actuaciones del cogobierno municipal de PSOE-IU no han favorecido que los turistas permanezcan más tiempo aquí, como es el retraso de más de un año y medio en la adjudicación del espectáculo nocturno del Alcázar de los Reyes Cristianos a la misma empresa a la que se le retiró en enero de 2016 o la demora de las obras del Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones en el Parque Joyero. El palacio de Congresos de la calle Torrijos sigue cerrado por discrepancias de la adjudicataria con la Junta, aunque las obras ya se han reactivado por parte de Tragsa. Junio ha sido un mes qué se ha comportado mejor que en el conjunto del semestre. En ese mes se anotó una subida del 3,2 y del 4,8 por ciento en lo que respecta a los visitantes y las pernoctaciones. También en este caso el segmento extranjero registró un avance frente al descenso del nacional. Una de las estadísticas a las que los empresarios prestan más atención, más allá del número de turistas, es la ocupación de sus establecimientos. Entre enero y junio la ratio de plazas cubiertas fue del 60,5 por ciento, casi
un punto mejor que en el primer semestre del pasado año. Esta tasa crece considerablemente durante los fines de semana, cuando se alcanzó una ocupación media del 74,8 por ciento, también un punto más que en 2016. En el lado de la oferta es reseñable el crecimiento experimentado por el número de camas en los alojamientos de la ciudad, un aspecto que se incrementó cerca de un 1 por ciento, colocándose de este modo en 7.332 plazas correspondientes a 96 establecimientos, dos más que 12 meses atrás. Sin embargo, esta circunstancia no tuvo su traslado al apartado laboral, puesto que los trabajadores pertenecientes a este sector cayeron un 1,5 por ciento y se quedaron en 939.