Get Adobe Flash player

Iglesias Fernandinas: Mirar más allá de la Mezquita

Primero la Mezquita-Catedral, luego un paseo por el Puente Romano y la Calahorra, un camino a la Sinagoga para conocer de camino la Judería, el Alcázar de los Reyes Cristianos y quizá algunos de los museos. ¿Se termina aquí lo que un visitante tiene que conocer de Córdoba? Para muchos turoperadores y agencias de visitas organizadas, sí. Los que pasan un día más, quizá se acerquen a visitar Medina Azahara, el conjunto que en breve será Patrimonio de la Humanidad. Y para la mayoría, ya se ha visto Córdoba. El proyecto que está desarrollando el Cabildo Catedral para dar a conocer las iglesias históricas de Córdoba, la inmensa mayoría fernandinas, luchará precisamente para conseguir que el turismo se «desfocalice», es decir, que al margen de concentrarse en la Mezquita-Catedral como el conjunto más importante 121, la ciudad, también atiei da a otras cosas. Por eso a partir del

próximo otoño se pondrá en marcha un proyecto en el que los visitantes del principal monumento de Córdoba tendrán derecho a conocer otros ocho templos históricos, todos de la zona dé la Ajerquía, y todos ellos con gran valor histórico-artístico. El canónigo de la Catedral José Juan Jiménez Güeto explicó a ABC que el proyecto supondrá que se puedan conocer las iglesias de San Francisco, San Pedro, Santiago, San Lorenzo, San Agustín, Santa Marina, San Andrés y Nuestra Señora del Carmen. De ellas, sólo la última no es de las llamadas «fernandinas», es decir, de las que se levantaron en las décadas posteriores a la Reconquista de Córdoba. Es decir, las iglesias de construcción gótica que funcionaron sobre todo como parroquias de la ciudad en aquellos primeros años. A ellas se suma el Carmen de Puerta Nueva que es posterior, pero cuya inclusión se suma, explicó Jiménez Güeto, por su alto interés artístico. El templo, hasta hace poco de los Carmelitas de la Antigua Observancia, conserva un excepcional retablo pictórico de Juan de Valdés Leal único en el patrimonio cultural de Córdoba. . Los turistas que entren en la Mezquita-Catedral recibirán una entrada con la que se les comunicará que podrán además acceder a las ocho iglesias. Para eso se ha establecido un horario que estaría de lunes a viernes entre las 10.00 y las 14.00 horas y las 15.30 y las 18.00. Es decir, muy parecido al del monumento. Las tardes se dedicarían más bien al culto propio de las iglesias y para los sábados por la mañana se está ahora en conversaciones con los párrocos y rectores. Personas contratadas En cada una de estas iglesias habría un trabajador contratado que se encargaría de controlar la entrada a quienes quisieran acceder en el horario de visitas. De forma paralela, el Cabildo Catedral pretende facilitar las cosas a los turistas que quieran hacer este recorrido por los barrios históricos de Córdoba, en el que no sólo conocerían el interior de las iglesias, sino también «las calles y plazas» y muchos rincones hermosos de la ciudad. Así, podría desarrollarse una «app» para descargar en el teléfono móvil en la que se proporcionase información sobre cómo llegar a estas iglesias y también lo que se puede encontrar en ellas. «Quizá también códigos QR o vídeos para dar más información», afirmó el canónigo. Con esta idea, el Cabildo busca ayudar a la ciudad «fomentando las pernoctaciones y el que los turistas se queden más tiempo en Córdoba». Los que recojan la invitación estarán invitados a sumergirse en un camino por el arte y la historia de siete siglos, ya que todas las iglesias se construyeron en la época gótica pero tuvieron actuaciones posteriores. Así pasó en San Francisco, que podría abrir la ruta, con un monumental retablo barroco. Se seguiría luego por San Pedro, que alberga las reliquias de los Santos Mártires de Córdoba en una hermoso sagrario del siglo XVIII, y por Santiago, que tras el incendio de 1979 perdió parte de su patrimonio. Cerca, por calles estrechas, está la iglesia del Carmen, con el retablo pictórico de Valdés Leal que está entre lo mejor del pintor barroco sevillano. Los visitantes alcanzarían San Lorenzo, una de las iglesias más queridas por los cordobeses y la que mejor conserva su planta gótica, con las pinturas murales, únicas en Córdoba, la torre que alberta restos de la mezquita sobre la que se construyó, y el emblemático rosetón. Cerca está San Andrés, también muy barroquizada desde el siglo XVII, y a pocos metros San Agustín, una de las joyas patrimoniales de Córdoba. Todavía son visibles sus trazas góticas entre la decoración manierista y las yeserías y allí se puede conocer además a la Virgen de las Angustias, obra cumbre de Juan de Mesa. La ruta terminaría en Santa Marina, otra original iglesia gótica con contrafuertes. El canónigo dejó abierta la puerta a seguir más adelante con las iglesias históricas de la Medina, como San Nicolás, San Miguel o la Trinidad, aunque tienen más culto y por lo tanto la visita sería más difícil. Para la iniciativa ya buscan apoyo entre las instituciones y las asociaciones empresariales de la ciudad. El presidente de Córdoba Apetece, Alberto Rosales, fue de los primeros en ensalzar la iniciativa y en pedir a las Administraciones que hagan lo posible para que salga adelante. Es la segunda vez que Córdoba idea una ruta por las iglesias fernandinas. La anterior, vigente hasta hace una década, se retiró por la falta de respuesta de los visitantes, pero ahora se espera contar con más apoyo humano y teconológico para conseguir que los visitantes se acerquen a la Ajerquía, una zona en la que el único imán para los visitantes es el Palacio de Viana.